El destino de Júpiter (2015). Crítica

0

poster personaje mila kunisEl destino de Júpiter es una caótica película de ciencia ficción orquestada por los hermanos Wachowski. Te sonará este enrevesado apellido porque lo habrás leído en los créditos de grandes películas como Matrix (1999), V de Vendetta(2005) o El atlas de las nubes (2012). Su capacidad creativa es capaz de genialidades y esto es un arma de doble filo, porque genera una gran expectación que no siempre puede verse satisfecha. Y esto es lo que sucede en esta space opera sobre una chica humilde destinada a embarcarse en una gran aventura.

La protagonista de esta historia es Júpiter (Mila Kunis) y alrededor de ella orbitan una serie de personajes que representan el patrón del viaje del heroe paso a paso. Por lo que digamos que la película posee una estructura clásica con el típico ser humilde e insignificante que tiene un gran destino esperándole y del que depende el futuro de la humanidad. No es que sea el colmo de la originalidad, pero oye, por lo menos no es un remake ni la adaptación de un libro. Y como esta el cine últimamente, es un punto positivo a tener en cuenta.

Las virtudes de la película, además de la intención de crear una cosmología de ciencia ficción novedosa, son el diseño de producción y vestuario y un argumento teóricamente interesante. Por desgracia no han sabido llevarla a cabo, y lo que podría haber sido un buen largometraje de ciencia ficción queda enterrado en un “quiero y no puedo” con unos diálogos tan pobres como escasos, y un guión lleno de agujeros. En definitiva, un pastiche de nombres raros y frenesí intergaláctico.

Protagonista masculino de Jupiter Ascending

Personajes planos sin ningún tipo de matiz con los que no se puede empatizar y que van desarrollando su papel de forma fría y previsible. Especialmente irritante es el malo malísimo, encarnado por el actor nominado al Oscar por La teoría del todo (2014), Eddie Redmayne, al que solo le falta la típica risa macabra para salir en un manual de clichés del villano.villano de Jupiter ascending

Algunos críticos aseguran que El destino de Júpiter es un intento de los Wachowski de subirse al carro de las sagas teen que inauguro Crepúsculo hace unos años. Pero quitando la inevitable historia de amor, el tránsito de aburrida a apocalíptica de la vida de una chica corriente  y que Channing Tatum se pasa medio metraje sin camiseta no creo que tenga mucho más en común con los taquillazos adolescentes.

Durante el metraje uno de los secundarios sentencia que el tiempo es la mercancía más valiosa del universo. Tiene razón. No lo desperdicies con El destino de Júpiter.

Para juzgar por ti mismo, recuerda que puedes verla en Kinepolis, Cinema 2000 y Alhsur 

Psicopedagogo

Leave A Reply