El hobbit: la batalla de los cinco ejércitos (2014). Crítica

1

El hobbit: la batalla de los cinco ejércitos al fin llegó a las pantallas españolas y lo ha hecho arrasando en la taquilla. Sin embargo, muy a mi pesar, el resultado artístico no ha sido tan satisfactorio como cabría esperar del director de El Señor de los Anillos.

gandalf y galadriel en dol guldur

El último acto de las aventuras de Bilbo Bolsón queda deslucido por una serie de errores, quizá producto de la desidia de Peter Jackson, por haber pasado tanto tiempo atrapado en la Tierra Media, quizá por un montaje precipitado al expandir la saga a tres películas en lugar de las dos planeadas originalmente, llenándola de personajes y momentos absurdos para estirar el chicle al máximo.

 

El principal problema de El Hobbit: la batalla de los cinco ejércitos es hacer honor a su nombre, llenar el metraje de combate y olvidar dotarlo de sentido y planificación. Si a esto le añades que los extras de carne y hueso han sido sustituidos en su totalidad por un ejército de píxeles clónicos, más propio de la Playstation que de un largometraje, el resultado es un batiburrillo de escenas, sin orden, coherencia, ni desenlace, y lo peor de todo, sin emoción.

 

Thranduil y un ejército de elfos
Elfos “gemeliers”

Esta película, además de servir de cierre para la historia de los enanos de Erebor, sirve de nexo con la trilogía de los anillos, y por ello hay ciertas escenas que establecen un puente entre ambas, dotando a la saga de vínculos comunes. Sin embargo, debido al continuo deja vu en los movimientos de cámara y en el desarrollo de los planos y las situaciones, lo que podría parecer un guiño se convierte más bien en una reiteración que distorsiona el visionado.

 

Otro de los defectos de la cinta es que el guión tiene algunas frases que dejan al personal con cara de “¿en serio han escrito eso y nadie les ha dicho nada?”. Y lo que debería ser épico cae en lo ridículo del “amor verdadero”, o deja a un carismático personaje diciéndole a otro que “su madre lo amaba”, confesión tan fuera de contexto que si hubiera dicho “no te olvides de comprar el pan” habría causado el mismo estupor en el espectador.

personajes del hobbit

 

Con la esperanza de que con el lanzamiento de la versión extendida a finales del 2015 se arreglen algunos agujeros negros del guión y se den ciertas explicaciones que quedan en el tintero, la versión cinematográfica deja mucho que desear. Y al que escribe esta reseña, no le cabe la más mínima duda, de que en un cementerio de Oxford un tal J.R.R Tolkien debe estar causando tal revuelo revolviéndose en su tumba, que no habrá un alma que descanse en paz.

poster hecho por un fan
Alfrid, o como inventarse un personaje para sabotear la película

A pesar de todo lo expuesto, lo cortés no quita lo valiente, y no deja de ser una más que entretenida película de aventuras que se erige como una de las opciones más contundentes de la taquilla navideña.

 

Puedes verla en Kinepolis, Cinema 2000 y Alhsur 

Psicopedagogo

Discussion1 comentario

  1. No puedo estar más de acuerdo. Los efectos especiales se han quedado muy atrás respecto a los estudios responsables de las pelis de superheroes de Hollywood.

Leave A Reply