Este otoño escribe un hobby en tu agenda

0
14593736007_de214545b8_m
Form&Focus de Peter Thoeny. Licencia bajo CC BY-NC-SA 2.0

El día a día suele venir cargado de preocupaciones y estas van tirando de la cuerda de nuestros nervios. De hecho, tanto tiran que no es raro que, en algunas ocasiones, se rompa. Estrés, ansiedad, insomnio, llevarse el trabajo a casa o, peor aún, no tener trabajo que llevarse a casa, ni casa al que llevar el trabajo. Vamos, que seguro que muchas veces estás más agobiado que un camaleón en un arcoiris.

Si te encantaría destensar la cuerda de los problemas cotidianos, una idea muy recomendable es tener un rato para ti en el que desconectar del mundo cruel. ¿Cómo? Existen varias opciones: practicar yoga o meditación, involucrarse en algún tipo de actividad que acelere tu corazón y te haga sudar (¿se te ocurre algo?) o reservar un tiempo que dedicar a tu hobby o afición.

¿Has escuchado la expresión “entrar en estado de flow”? Se produce cuando estás tan concentrado haciendo algo, que no existe nada más alrededor. Lo único que hay en tu cabeza sois tú y lo que estás haciendo en ese momento. El estado de flow se consigue cuando te apasiona lo que estás haciendo. Y cuando sucede, te aseguro que no piensas en hipotecas, enfermedades, plazos de entrega ni ningún factor estresante. Solo tú y el flow.

Sería interesante que encontrarás un hobby que te gustase de verdad y que estimulase tu creatividad. Esto tiene un efecto muy positivo, tanto para evadirse de la realidad durante un ratito, como para mejorar tu autoestima. Porque cuando creas algo por ti mismo, te sientes realmente bien y piensas: “¡Mira de lo que soy capaz!”. Es un logro observable que te hace sentirte útil y, por tanto, actúa como un chute de reforzamiento positivo.

 

¿Y cómo encuentro mi hobby?

  • Ten en cuenta el tiempo libre del que dispones
  • Elige una actividad que te resulte placentera
  • Adáptalo a tu presupuesto
  • ¿Solo o en grupo?

Cuando estés escogiendo tu actividad anti-estrés asegúrate de que sea algo que te ayude a relajarte. Por ejemplo, si tienes un pulso que te impide dedicarte a la cirugía o a robar panderetas, a lo mejor iniciarte en el mundo de la construcción de castillos de naipes no es la mejor opción. Tiene que ser algo que disfrutes haciendo y en lo que puedas mejorar poco a poco. A mí me gustaría aprender a patinar pero soy bastante patoso, así que llenarme de moretones y frustración me hacen descartarlo. Aunque bueno, se trata de una apreciación personal, quizá otros te dirían que te pongas un reto y que lo superes. Pero yo te aconsejo que al escoger dicho reto te asegures de que la curva de aprendizaje sea la adecuada: si es facilísimo, te aburrirá y si es demasiado dificil, te desesperarás, lo que no combina demasiado con el objetivo de desconectar y pasar un rato agradable.

Castillo de naipes como hobby
Card House de K. Shuyler. Licencia bajo CC BY-NC 2.0

Asimismo, siguiendo la linea de la no frustración, piensa actividades que realmente puedas realizar. Si quieres hacer deporte pero todos tus amigos están muy ocupados, no elijas una actividad en grupo. A no ser que te apuntes a algún club o algo así. Y si te cuesta llegar a fin de mes, quizá salir a correr, apuntarse a una peña de fútbol, ir a zumba o meditar van a ajustarse bastante mejor a tu bolsillo que el snowboard.

 

Y, por supuesto, si estás todo el día ocupado y no tienes tiempo ni para respirar, pensarás “¿Un hobby? ¡Ja! Eso es para los ricos y los famosos”. Pero no, precisamente tú lo necesitas más que nadie en el mundo. Haz cualquier cosa con la que puedas evadirte un poco del trajín imparable en el que estás inmerso. Ya sea escuchar un audiolibro camino del trabajo, aparcar el coche más lejos de la cuenta e ir andando un ratito o memorizar la tabla de multiplicar en ingles cuando estás en la ducha. Incluso leer una revista en los ratos que estás cagando hablando con el señor Roca tendrá un efecto más positivo que darle vueltas a tus problemas en un bucle mental sin fin.

 

Tener un hobby en Granada

  • El Patronato Municipal de Deportes de Granada oferta un catálogo muy variado de actividades para todos los estados de forma
  • ¿Por qué no apuntarse a un curso de escritura creativa? En el Taller de escritores de Granada encontrarás opciones muy interesantes
  • La casa de Porras también ofrece cursos de todo tipo a un precio bastante económico
  • Si te van más las actividades sociales y conocer gente, ¿qué tal un poco de senderismo? ¿intercambio de idiomas? ¿quedada fotográfica? En geokeda o couchsurfing te esperan muchísimas actividades grupales.
  • Los talleres de cajaGRANADA son otra posibilidad muy atractiva. Pronto saldrá publicado el catálogo para octubre-noviembre de 2015
  • ¿Y un curso de cocina? Yo asistí a un curso exprés de un día y aprendí a hacer unas lentejas y unas torrijas tremendísimas
  • Las manualidades son una actividad muy gratificante en la que invertir tu tiempo libre, y lo mejor es que puedes aprenderlas de forma online. Son, a su vez, ideales para compartir hobby con tus hijos o sobrinos

 

Estás son unas cuantas ideas para orientarte si estás perdido (por cierto, aunque use el genero masculino, me dirijo tanto a mujeres como a hombres, solo que me parece un engorro estar todo el rato con el “perdido o perdida”, “cansado o cansada”). Para encontrar tu propia actividad tan solo piensa en lo que te apetecería hacer y recuerda que “todo es posible en Granada”, así que busca  porque tu hobby te está esperando. Y, por si se te está pasando la broma por la cabeza, no, no me refiero a Bilbo Bolson.

gaviota volando
Echa tu imaginación a volar y encuentra tu hobby

 

 

 

Psicopedagogo

Leave A Reply