Kingsman. Servicio secreto (2015) Crítica

0

Kingsman. Servicio secreto es una película de esas que no te deja indiferente. Un argumento disparatado, acción y, sobre todo,mucho humor que dan como resultado un híbrido entre Austin Powers y James Bond.

La dirige Matthew Vaughn, responsable de taquillazos como X-men: primera generación (2011) o Stardust (2007). Pero fue con Kick-Ass: Listo para machacar (2010) donde consiguió el bagaje necesario para traernos un proyecto tan exagerado e histriónico como es Kingsman.Servicio secreto. Y en su particular adaptación paródica del mundo del espionaje internacional (basada en el comic de Mark Millan y Dave Gibbons) se ha rodeado de un elenco de actores muy respetable.

Colin firth, el señor Darcy más querido de la BBC, aporta toda su clase de gentleman demostrando que hasta “repartiendo leña” tiene estilo. Y justo él es el protagonista de la escena más impactante, en la que una efectista y sádica coreografía de lucha te dejará con la mandíbula desencajada. Apuesto a que más de un  conservador norteamericano todavía no se ha recuperado del shock. Bueno, y la princesa de Suecia tampoco. Pero eso ya es otro tema.

Además de Colin Firth, el reparto cuenta con caras muy conocidas como los veteranos Michael Caine y Samuel L. Jackson. Y otras con las que estamos menos familiarizados. En este último grupo destaca el galés Taron Egerton, que interpreta a un chico de barrio con un talento especial para meterse en problemas.

 

Kingsman. Servicio secreto es un largometraje gamberro con un sentido del humor ácido y disparatado. Las escenas de acción están rodadas con un gusto exquisito y una estética visual tan estudiada como las mejores campañas publicitarias. Y es que desde las afiladas cuchillas de Sofia Boutella hasta los artefactos usados en la lucha contra el mal, todo está pensado para dejar en la mente del espectador una sensación de “la vin, que paranoia más guapa, compae”.

 

Rebuscando en su trama se podría atisbar una reflexión a los problemas de la sociedad del siglo XXI, pero no nos engañemos, pues no hay más intencionalidad en la cinta que la diversión pura y dura. Y es que como dice Samuel L. Jackson: las películas de acción de hoy en día son demasiado serias. Kingsman. Servicio secreto ha venido a remediarlo.

Puedes verla en Kinepolis, Cinema 2000 y Alhsur 

Psicopedagogo

Leave A Reply