Natividad Ballesteros: el despertar de una escritora.

0

Granada es una tierra repleta de un encanto especial, y esto no se debe solo a la majestuosidad de la Alhambra o a la fortaleza de sus montañas, sino también al talento de sus habitantes que la dotan de una cultura dinámica y de calidad. Esta es una provincia de poetas, cantantes, artistas, pintores, músicos y, por supuesto, escritores. Hoy queremos profundizar un poco en una de esas fabulosas personas: la escritora granadina Natividad Ballesteros.

De la imaginación de Natividad ha nacido el reino de Astra: el fascinante lugar que acoge la saga de El despertar de la Reina Bruja. Se trata de una literatura que se enmarca dentro del género fantástico y en la que Natividad ha volcado su gran creatividad y destreza con las palabras. En ella nos ofrece una historia apasionante que estará formada por cinco libros; el primero: Un reino a espada (cuya correctora de estilo fue la misma de la saga Canción de Hielo y Fuego), ya está disponible para todos los lectores que busquen evadirse de los problemas mundanos y salir en busca de aventuras juntos a personajes inolvidables.un reino a espada imagen promocional

Además, el libro Un reino a espada respira Granada por los cuatro costados, pues ha sido ilustrado por la artista granadina Belén Ortega y, a su vez, los encargados del book trailer son también dos granadinos: Luis Montes y Bea Castillo. Por lo que no me equivoco si digo que el el sonido del pasar de sus páginas suena a ilusiones granadinas. Y a mí, como ciudadano y lector, me enorgullece que existan heroinas como Natividad Ballesteros, capaces de luchar por su sueño. Ojalá todos los sueños dejaran tan buen sabor de boca como Un reino a espada.

Y como suelen decir, sin más dilación os dejo con la protagonista de esta entrevista. Nadie mejor que Natividad Ballesteros para contarnos el proceso necesario para convertir la semilla de una idea en una novela. Ella nos relatará cómo se produce el despertar de una escritora.


¿Cómo se convirtió Nati en escritora?

No tenía pensamientos de ser escritora, aunque siempre me había gustado escribir. Desde pequeña, solía hacer cuentos de navidad y me encantaba. Siempre he sido una persona creativa: me inventaba juegos de mesa, letras de canciones, historias cortas… Era parte de mi forma de ser. Mi manera de expresarme.

A lo mejor un día estaba muy contenta y escribía algo acorde con este sentimiento, o lo contrario si estaba triste. Y como tengo mucha imaginación, las historias iban surgiendo solas. Algunas de ellas, me gustaban tanto que no quería que se perdieran, y las inmortalicé en papel. Llegaba un momento en el que muchas de ellas iban surgiendo inevitablemente. Antes de El despertar de la Reina Bruja, cuando estaba en Bachillerato, llené de letras cuatro libretas que deberían haber sido de apuntes. Lo hice a mano, con diálogos muy básicos, pero ahí quedaron bosquejadas ideas para un par de libros que quizá desempolve algún día.

¿Y cómo se inició El despertar de la Reina Bruja?

Comenzó siendo una partida de rol que empecé cuando tenía 18 años, y que me gustó tanto que tuve que escribirla. La jugué con mi marido, que por aquel entonces era mi novio, y después de terminar la sesión rolera seguimos hablando de la historia, de los personajes… Esa fue la semilla de ‘Un reino a espada’.

Yami de Un reino a espada
ilustración de Belén Ortega

¿Cuánto del libro surgió en esa partida?

Surgió lo básico: Yami y los personajes principales. Y en torno a esa primera idea que era también un poco simplista, aparecieron decenas de personajes y situaciones nuevas. Por ejemplo, sin ir más lejos, Ligio, el lugarteniente de Dékar, no existía en la historia. Dékar mandaba a sus hombres en el rol, pero no se especificaban nombres ni más detalles. Cuando me paré a escribir en serio, me di cuenta de que había un vació que no se llenaría con la voz del narrador. Se necesitaba dotar de personalidad a los que acataban las órdenes de Dékar. El lector debía poder encontrar a alguien real que transmitiera y que sintiera. De esta forma nació Ligio, que se convirtió en un personaje estupendo que no existía previamente en la saga de: ‘El despertar de la reina bruja’. Y así fueron apareciendo la mayoría de los personajes, como respuesta a una necesidad que no comprendes hasta que no estás escribiendo.

La protagonista, Yami, tiene los ojos violetas. ¿Esto fue así desde el principio?

Sí, eso es característico del personaje. Elegí ese color como recurso artístico, porque me gusta mucho dibujar y me parecía muy bonito que la chica fuera morena y tuviera los ojos violetas, porque se creaba un contraste. Luego encontramos interesante que el color estuviera asociado a la esa magia que sólo Yami posee, y que fuera un reflejo de cuanto lleva en su interior.

¿Cuando empezaste a escribir tenías ya un desenlace?

Sabía cómo empezaba y cómo terminaba. Lo que pasa que entremedias te recreas, te inventas nuevas situaciones que crees que pueden mejorarlo. No lo sé. Eso va surgiendo sobre la marcha y van apareciendo cosas que en principio no habías previsto, pero que de pronto se te ocurren y enriquecen alguna situación, o dan profundidad a algún personaje.

¿Te metes en foros a leer opiniones de la gente?

Todavía no. Vi una reseña que me hicieron, pero todavía no he buscado en Internet. Además, como el libro lleva poco tiempo en el mercado, tenemos que esperar a que se asiente un poco. Eso es lo que pretendemos con el tema de publicitarlo. Sobre todo que lo conozcan y luego ya, dentro de eso, que escojan. Habrá gente a la que le gustará más y gente a la que le gustará menos, como con todo.

¿Has tenido la oportunidad de hablar con algún lector que lo haya terminado?

Sí, con varios, aunque en el Ficzone 2015, una chica que nos lo compró y a la que se lo dediqué (no recuerdo si el sábado o el domingo) contactó conmigo a través de las redes sociales el martes, y me mandó un mensaje diciendo que ya se lo había terminado (teniendo en cuenta que es un libro bastante extenso, se trataba de un récord), que le había encantado y qué cuando salía la segunda parte. Y claro, a mí eso me anima muchísimo como escritora. Me da un chute de ilusión y de ganas de seguir trabajando para que ‘Un reino a espada’ llegue a más gente.Natividad Ballesteros en la Ficzone 2015 firmando ejemplares de Un reino a espada

¿Es complicado promocionar un libro hoy en día?

Es complicado sobre todo si no te conocen. Si eres millonario, o eres una persona conocida y trabajas con una de las editoriales grandes entre comillas, la campaña que pueden hacerte a nivel de marketing es muy potente y es más fácil que los lectores sientan curiosidad por el libro en cuestión. Los que estamos empezando, tenemos que intentar hacernos un huequecito poco a poco. Cuesta más trabajo porque la gente que lee va a lo seguro, es difícil hacerles entender que si no te dan una primera oportunidad, no puedes demostrarles que sí que vales.

He de decirte que a mí a la hora de comprar un libro, me llama mucho la atención la portada. La del tuyo es muy buena.

La portada se hizo antes incluso de que la editorial aceptase el libro. Entre mis conocidos tenía varias personas muy lectoras. No eran aficionadas a la fantasía, pero se engancharon totalmente con la saga de ‘El despertar de la reina bruja’. Tan entusiasmadas estaban, que una quería hacer una impresión en una imprenta, y me preguntaron si tenía algún dibujo para la portada. Entonces me decidí a encargar una para tenerla preparada por si hacía una auto impresión, por el gusto de tenerlo en casa. Contacté, por medio de unas amigas, con una chica que también es granadina y una artistaza muy conocida en el mundo del cómic: Belén Ortega. Le pareció interesante la idea, me aceptó el encargo y se puso a dibujar.

Cuando entregué el manuscrito en Dauro, les gustó. Les comenté que ya tenía una portada, la vieron y les pareció estupenda. De esta manera, seguimos trabajando con Belén Ortega, que también se encargó de las ilustraciones interiores de ‘Un reino a espada’.

¿Cuándo tienes pensado sacar la segunda parte?

El segundo libro está ya en proceso de revisión, pero no tenemos fecha exacta. La idea inicial era que fuera saliendo uno por año.

¿Y se puede saber?

Sí. Si no se modifica por cuestión editorial, mantendrá su título original: ‘La telaraña’. No te voy a decir de qué trata, porque no le quiero arruinar la sorpresa a la gente que se vaya a leer el primero, pero debido al entresijo y a la maraña de problemas, unos conectados con otros, me pareció adecuado llamarlo así.

Si tu libro tuviese voz, ¿qué le diría a los clientes de una librería que se pasean por los estantes buscando algo que leer?

hombreconpalo
Imagen del book trailer de Un reino a espada por Bea Castillo y Luis Montes

Pues yo con mi libro pretendo sobre todo ofrecer al lector, a parte de la evasión propia de la fantasía, transmitir un mensaje importante: tener esperanza y no rendirse nunca. Creo que con fuerza de voluntad se puede lograr casi todo. Y ese es el espíritu de ‘Un reino a espada’. Los protagonistas podrán conseguir ciertas metas, siempre con mucho sacrificio y esfuerzo. Yami tiene que nadar a contracorriente en un reino repleto de gente que le pone trabas por ser diferente. La tachan de bruja y ella debe conseguir integrarse en ese mundo que la rechaza. Ningún logro ni victoria resultan gratuitos.

Es curioso porque me suena a paralelismo con la odisea de publicar un libro en este mundo editorial tan complicado.

Si, podríamos coger cualquier situación difícil de la vida: encontrar trabajo, realizar un proyecto, etc. Cualquier empresa que realizamos en el día a día, si es importante, requiere mucho esfuerzo y sacrifico.

Esto no es un spoiler, porque sucede en el primer capítulo: Yami se corona reina. Y podrías pensar que ya tiene la vida resuelta, pero sería un error. Porque Yami no sabe cómo manejar el reino y hay muchos que se oponen a su mandato. Y, por si fuera poco, el reino vecino ve en la situación la debilidad política necesaria para entrar en conflicto y ampliar sus fronteras. En resumen, Yami va buscando tranquilidad, y al final se encuentra con una complicación muy grande. En la vida nunca puedes dejar de luchar.

Cuando leí los primeros capítulos se me vino a la cabeza aquello de que hay que tener cuidado con lo que deseas.

Es que realmente para que el lector entienda de lo que estamos hablando, hay que contar algo. Existe una ley en el reino del libro, Astra, que consiste en que los reyes pueden ser retados y si son vencidos, se obtiene la corona sin represalias por parte de sus súbditos. Astra es un país noble y guerrero, basado en el honor. Y esta ley pretende poner a prueba al mandatario, para que sólo los que realmente lo merecen, puedan seguir ostentando el poder. No se perpetúa de padres a hijos.

El libro empieza muy fuerte, porque una niña que nadie sabe de dónde ha salido, se presenta en el salón del trono y, retando al rey, se convierte en reina. Pero no va ser fácil gobernar. Yami ni siquiera sabe leer.

Me ha gustado que Yami sea tan poderosa como vulnerable.

ilustración de un reino a espada de natividad ballesteros
Ilustración de Belén Ortega

 

De alguna manera Yami es un personaje complejo que lo ha pasado muy mal en su infancia, por motivos que no puedo desvelar y que se revelarán en el segundo libro. Digamos que está muy desencantada con todo y por eso se muestra recelosa. El lector podrá observar a una niña arisca y huraña, que no siempre va a caer bien ya que suele estar a la defensiva como un gato erizado y sacando las uñas. Tal vez para intentar protegerse. Pero gracias a su relación con personajes como el de Owen, se ve otra cara más amable de Yami. La verdadera naturaleza del personaje, y el lado positivo que merece la pena realzar.

¿Podemos decir que en tu libro no hay personajes planos?

No, no me gustan nada los personajes planos. En la última presentación recuerdo que pregunté a los asistentes: ¿Goku o Vegeta? Yo siempre he sido de Vegetas y Piccolos. Me gustan los personajes con una dualidad, no los buenos-buenísimos o los malos-malísimos (aunque reconozco que me inclino ante un malo bien llevado). Por eso, como sucede en la vida, me gusta que los personajes crezcan, y para ello tienen que cometer errores. Ser en definitiva, más humanos. Yami se va a encontrar situaciones en el libro un poco escabrosas, debe tomar decisiones muy complicadas, como la de mandar ejecutar a alguien o no, por ejemplo. De forma bastante cruda. Hay gente que piensa que el libro va dirigido a niños por la juventud de la protagonista, pero los planteamientos morales que se explonen en la novela no son para niños. Uno de los personajes, una guerrera llamada Luzíah le plantea a Yami cuestiones como: “¿Estás dispuesta a aceptar el precio de la sangre?”, y la respuesta a esa pregunta ha de acerse con todas las implicaciones y consecuencias que tiene este tipo de decisión. Igualmente, Dékar se enfrenta a la deshumanización que afrontan las personas que han dado muerte a otros. Y eso se refleja en el libro, entre otras cuestiones que nos hacen reflexionar sobre la vida y nuestra forma de actuar en el día a día.

¿Cuáles han sido las influencias de El despertar de la Reina Bruja?

La saga de Geralt de Rivia

Pues yo creo que todo un poco porque soy muy friki. Me he criado al abrigo de sagas y películas como: Bola de dragón, Saint Seya, Único de Osamu Tezuka, El cristal oscuro… Me gustan las historias agridulces, pero sobre todo complejas. Y literariamente me encanta La saga del brujo (Geralt de Rivia) de Andrzej Sapkowski. Es una saga larga, pero me gusta como está escrita, con diálogos muy naturales y descripciones expresivas. Si alguien se tira un pedo o dice un taco, te lo cuenta tal cual.

¿Tu libro se va a quedar en cinco entregas?

A ver. Siempre me ha parecido un error que si tienes una historia definida, intentes alargarla. Prefiero acabarla y empezar otra. Estirar el chicle suele ir en detrimento de la calidad. Yo tenía muy claro como empezaba la saga y como iba a terminar desde el principio, y no me gusta rizar el rizo. Aunque como escritor es inevitable imaginar posibles continuaciones. Dejando, de algún modo, la puerta entreabierta para aquellos lectores que quieran más. Pero siendo franca, “El despertar de la Reina Bruja” tiene un final ya decidido. 

¿Promoción en Granada o a nivel nacional?

De momento, como somos de Granada, nos movemos por Granada. Pero pretendemos llegar a toda España, empezando por Andalucía. Aunque no queremos encasillarnos en la literatura juvenil, los salones del cómic son una buena plataforma de promoción. Hay muchos lectores que no son aficionados a la fantasía y han disfrutado con el libro, pero entendemos que el público joven tiene cierta predisposición a este tipo de historias. Y son lectores que se mueven mucho en las redes sociales, lo que favorece la publicidad del boca a boca.

¿Tiene mala prensa la fantasía?

Depende de las modas. Yo estoy un poco saturada de realidad. Cuando leo, quiero leer algo que me evada, que me saque de la rutina y para eso, ¿qué mejor que la literatura fantástica, la ciencia ficción o el terror? Te hacen poner los pies en otros mundos. Y puede ser que ese tipo de libros estén un poco estigmatizados, pero creo que ahora es un buen momento para ellos. Por ejemplo, Juego de Tronos o El señor de los anillos los han leído millones de lectores. O Harry Potter, que empezó como un libro infantil, y poco a poco se volvío más oscuro y abarcó un rango más amplio de edad. 

¿Es complicado publicar en Granada?

Es complicado publicar en cualquier sitio. Ser escritor no lo es, porque si eres una persona activa y te gusta escribir, lo haces para ti. Yo no pensaba que fuesen a publicarse mis libros. Pero una vez que lo consigues, tienes la satisfacción de poder compartir lo que has escrito con más gente. Y cuando preguntan sobre los personajes y el argumento, te dan la vida.

¿Qué le dirías a la gente muy joven con el gusanillo por escribir?

Les diría que se curren mucho la asignatura de Lengua. A mí, el análisis sintáctico no me gustaba, pero luego, cuando eres más mayor, te das cuenta de que son herramientas necesarias para poder estructurar bien una frase y no hacerle un lio al lector. Siempre vas aprendiendo y evolucionando como escritor. Pero les diría que afianzasen muy bien esos cimientos gramaticales, porque aunque sean un poco rollo, son imprescindibles.consejos de escritura por Natividad Ballesteros

También es muy importante que escriban con el corazón. Si escribes por seguir una moda o por encargo, las cosas no salen igual. Si sientes lo que escribes, te gusta, y los personajes son como tus hijos, te pones en su pellejo, y eso hace que transmitas algo verdadero al lector. Gracias a eso, muchas personas me han comentado que viven los diálogos de mi libro como algo muy gráfico, casi como con una serie de la tele.

Y es cierto que, a pesar de ser algo somera describiendo paisajes y escenarios, por el contrario soy bastante exhaustiva a la hora de incidir en las sensaciones y los pensamientos, para hacer reales a los personajes. Y eso sucede porque me gusta lo que estoy escribiendo.

¿Te unirías a la moda de los vampiros?

Curiosamente, antes de escribir esta historia tenía una de vampiros muy perfilada. Por ese entonces sólo se conocía Anne Rice, y ahora están bastante trillados, por lo que no sé que aceptación tendría. Pero creo que la originalidad está en el planteamiento que le des a tu libro y en la manera en la que crees a los personajes. La mía será una temática diferente. De hecho, empecé a hacerla en cómic.

¿También dibujas?

No me dedico a ello profesionalmente, pero no se me da nada mal. El problema del cómic es que no avanzo. En un cómic las escenas de acción son más rápidas, y mi historia requería de mucho diálogo, por lo que en seguida me pasaba con la extensión de las viñetas. Así que finalmente será un libro que sin duda escribiré en el futuro.

guerrero dibujado por natividad ballesteros
Ilustración de Natividad Ballesteros

 

Tres libros para llevar una isla desierta:

¡Jolines, qué difícil! Pues no lo sé. Seguramente El señor de los anillos. No voy a decir que me llevaría La biblia, aunque de para mucho y tenga tantas historias entretenidas. Quizá relatos de Lovecraft o Poe, pues me gustan mucho ambos, y puede que una recopilación de cuentos clásicos de toda la vida, pero en sus versiones más puristas.

Siguiendo con la isla. ¿Con qué tres personajes de ‘Un reino a espada’ irías de viaje?

Con Dékar y Luzíah. Y es posible que con Owen. Te preguntarás que por qué dejo fuera a la protagonista. Todos los personajes tienen algo de mí, y no te voy a decir que me veo reflejada en Yami, pero si es cierto que transmito más a través de ella (tal vez porque es la que más interactúa en el libro, precisamente por ser la protagonista). Por eso no me iría con ella, porque tiene más de mí que los demás, y como yo ya iría, la dejaría en tierra.

¿Con cuál nunca saldrías de fiesta?

Por ejemplo, con el ministro, porque es retorcido, conspirador y busca su propio beneficio por encima de la de los demás. Y no me cae bien. Creo que se nota en el relato.

Finalmente, ¿algo que quieras decirle a las personas que están leyendo esta entrevista?

MEGALIA_cubierta02Pues que le den una oportunidad al libro. Está hecho con mucho cariño. Y aunque es extenso, se lee rápido porque no paran de ocurrir cosas. Es muy trepidante. No se hace aburrido ni tedioso. Me gusta mantener un equilibro para que no se haga pesado, y me doy cuenta de cuando hay que meter acción o humor porque ha habido una escena anterior algo más ligera. Básicamente, les diría que si tienen ganas de soñar, de sentir la tensión de algunas escenas, de acción y batallas increíbles, de reír, de llorar, y de emocionarse en general, le den una oportunidad a ‘Un reino a espada’. Les prometo que cuando lleguen al cuarto capítulo, se van a enganchar. Y cuando se publique el segundo libro, tras haber leído las dos primeras entregas, ya no podrán soltar la saga. No porque el primero sea malo, al contrario; pero es el inicio y como buen inicio sirve para presentar Astra y a sus personajes, además de contarles cómo llegaron a conocerse, a hacerse amigos, o cómo aparecieron los primeros enemigos. Con el segundo empezará lo fuerte y el lector se adentrará en una trama con situaciones que no puede llegar ni a imaginar, haciéndolo esperar las siguientes entregas con ansia.


Y colorín, colorado esta entrevista se ha acabado. Ha sido un placer conocer a una persona estupenda y repleta de ilusión como Natividad y, sobre todo, descubrir los ojos violetas de Yami, rebosantes de buena literatura y de misterios que todavía están por desvelar.

Psicopedagogo

Leave A Reply