Propósitos de año nuevo: manual básico de supervivencia

0

Ayer hablábamos de lo bien que te vendría empezar a hacer algo de ejercicio físico. Algo que seguro que te habías planteado en muchas ocasiones. Y no solo hablamos de actividad física porque, cuéntame, ¿qué te sugiere lo siguiente?

– Ir al gimnasioesqueleto fumando

– Aprender inglés

– Dejar de fumar

– Empezar un hobbie creativo

 

Seguro que tus lista de propósitos de año nuevo traía algo similar. O esa que hiciste el día de tu cumpleaños, o cuando terminaron las vacaciones de verano y comenzó la rutina. Ay, ¡¡cuanta tinta de boli bic desperdiciada!! chica rodeada de apuntes

Pero bueno, no desesperes. Todavía estás a tiempo de retomar con fuerza tus propósitos para el 2015. Si estás buscando el empujoncito que te hace falta para acercar tu yo-presente a tu-yo ideal, ese que siempre imaginas cuando piensas en el futuro, mañana podría ser tu oportunidad. Aunque si de verdad tienes ganas de actualizarte a una versión mejor, no esperes a mañana, empieza hoy. Porque sabes que “mañana”simplemente es un “paso de hacerlo” sin cargo de conciencia.

guizmo conduciendo

Y también sabes que esperar 24 horas es la excusa perfecta para seguir enganchado al tabaco hoy, para seguir sin hacer ejercicio hoy, para seguir sin decirle a esa persona lo que tanto te molesta hoy…Resumiendo:para seguir sin luchar por lo que quieres hoy. 

¿Te has decidido a convertirte en el protagonista de tu propia vida? Si quieres provocar ese cambio que tanto has esperado solo tienes que buscar un proyecto en el que embarcarte y seguir estos consejos del señor Marcuello (2008), el cual era un completo desconocido para mí, pero parece que es un tio cabal y sabio. Le he añadido alguna que otra cosa de mi cosecha

1. Plantéate una meta

2. Establece las tareas necesarias para lograrla

3. Haz un planning o secuencia temporal para organizarte.

4. Empieza por las cosas más sencillas para ir consiguiendo pequeños éxitos que ayuden a tu motivación.

5. Recuérdate a ti mismo cada día por qué quieres conseguir dicho objetivo y cómo sería tu vida si lo consiguieses. Visualizarse con éxito también ayuda a reunir el coraje suficiente para no caer en las irresistibles garras de la procrastinación.

6. Pon el plan en marcha y evalúa los logros que vas consiguiendo. Es recomendable hacer una evaluación periódica para ver cómo va saliendo la cosa, e implicar a algún amigo, familiar o persona cuya opinión nos merezca respeto para ayudarnos en nuestra odisea personal porque puede que necesitemos un chute de motivación, y porque a los seres humanos nos preocupa más decepcionar a otros que a nosotros mismo. Por tanto, un evaluador externo puede ayudarnos como un refuerzo para mantenernos en el camino mientras llegan los esperados reforzadores de los frutos del trabajo bien hecho.

 

hombre corriendo por el campo

¡¡Mucho ánimo y a por todas!!

 

 

 

Psicopedagogo

Leave A Reply